En el s. XIX las faltriqueras eran pequeñas piezas de tela o ganchillo que las mujeres colgaban de la cintura para guardar las monedas. Los hombres también las llevaban, pero eran más grandes e iban cosidas a los bolsillos o colgando, como la cadena de un reloj.