En el s. XVIII, con la implantación del papel moneda, aparecen las primeras billeteras elaboradas en cuero. No fue hasta los años '50, con el nacimiento de las tarjetas de crédito, cuando se comercializó la billetera tal como la conocemos.