Desde los tiempos de los egipcios, cuando ya existían turnos de trabajo para construir las pirámides, o cuando en el senado romano se celebraban las sesiones para organizar la vida política de Roma, ya se estaba empleando una agenda.